Esta guía no analiza todos los parámetros técnicos que deben tenerse en consideración al seleccionar un producto. El usuario, mediante sus propios análisis y pruebas, es el único responsable de:

  • Realizar la selección final de la manguera y del terminal.
  • Asegurarse que se cumplen sus requisitos y que la utilización del producto no presenta riesgos contra la salud o la seguridad.
  • Colocar los pertinentes avisos sobre salud y seguridad en el equipo donde se utilice la manguera y los terminales.

INSTRUCCIÓN DE SELECCIÓN DE MANGUERA:

Mangueras y latiguillos

Conductividad eléctrica: En algunas aplicaciones es necesario que la manguera no sea conductora, para impedir el paso de corriente eléctrica. Otras aplicaciones requieren que la manguera sea suficientemente conductora para eliminar  la electricidad estática. Se deberá tener el máximo cuidado al seleccionar mangueras para éstas y otras aplicaciones donde la conductividad o no Conductividad sean un factor esencial.

En aquellas aplicaciones donde la manguera no deba ser conductora de electricidad, incluidas, entre otras, las aplicaciones cerca de líneas de alta tensión, sólo se podrá usar una manguera no conductora especial. Deberá consultarse al fabricante del equipo donde vaya a utilizarse la manguera no conductora para confirmar que ésta y los terminales seleccionados son adecuados para dicha aplicación. No use ninguna manguera o terminal para aplicaciones que requieran una manguera no conductora, por ejemplo, cerca de líneas de alta tensión, salvo que:

  • la aplicación esté expresamente aprobada en la publicación técnica del producto,
  • la manguera y esté marcada como “no conductora”, y
  • el fabricante del equipo donde vaya a utilizarse la manguera haya aprobado específicamente la manguera y el terminal para tal uso.

La conductividad o no conductividad eléctrica de la manguera y de los terminales dependen de muchos factores y pueden ser susceptibles a cambios. Estos factores incluyen, entre otros, los diversos materiales utilizados para fabricarla manguera y los terminales, los métodos de fabricación (incluido el control de la humedad), la forma en que los terminales hacen contacto con la manguera, la edad y el grado de deterioro u otros cambios, el contenido de humedad de la manguera en cualquier momento específico y otros factores.

GUÍA PARA SELECCIONAR Y USAR MANGUERAS Y TERMINALES

PELIGROLa rotura, selección incorrecta o uso inadecuado de mangueras, terminales o accesorios pueden ocasionar daños materiales, lesiones personales y la muerte. La rotura o el uso inadecuado de mangueras, terminales o accesorios pueden originar, entre otras, las siguientes consecuencias:

  • Terminales expulsados a gran velocidad.
  • Descarga del fluido a alta velocidad.
  • Explosión o incendio del fluido transportado.
  • Electrocución debido a líneas de alta tensión u otras fuentes de electricidad.
  • Contacto con objetos que deban ser mantenidos en su posición o movidos por el fluido y experimenten un movimiento súbito o caigan de la posición que ocupan.
  • Latigazos peligrosos de mangueras.
  • Contacto con fluidos transportados que puedan ser tóxicos, tener una temperatura elevada o fría, o resultar nocivos por cualquier motivo.
  • Contacto con fluidos transportados que puedan ser tóxicos
  • Chispas o explosión mientras se proyecta pintura o líquidos inflamables.

Presión: La selección de la manguera debe realizarse de modo que su presión máxima de trabajo recomendada sea igual o mayor que la presión máxima del sistema. Si la presión del sistema aumenta momentáneamente por encima de la presión máxima de trabajo recomendada, se producirá la rotura de la manguera o se acortará su vida útil. No confunda la presión de rotura u otros valores de presión con la presión de trabajo y no use la presión de rotura u otros valores de presión para este fin.

Aspiración: Las mangueras utilizadas para aplicaciones de aspiración se deben seleccionar de modo que éstas resistan el vacío y la presión del sistema. Una manguera inadecuadamente seleccionada podría colapsarse en una aplicación de aspiración.

Temperatura: Asegúrese de que el fluido y las temperaturas ambientes, tanto constantes como transitorias, no superan los límites de la manguera. Unas temperaturas por debajo o por encima del límite recomendado podrían degradar la manguera hasta el extremo de producirse su rotura y liberar el fluido. Al realizar el trazado de la manguera cerca de objetos calientes (por ejemplo colectores), ésta se debe aislar y proteger adecuadamente.

Compatibilidad con el fluido: La selección de la manguera debe garantizar la compatibilidad del tubo interior, cubierta, refuerzo y terminales con el fluido utilizado. La vida de servicio real sólo podrá ser determinada por el usuario final realizando pruebas en todas las condiciones extremas y mediante otros análisis.

Permeación: La permeación (es decir, la filtración a través de la manguera) se produce desde el interior al exterior de la manguera cuando ésta se utiliza con gases, combustibles líquidos y gaseosos, y refrigerantes (incluidos, entre otros, materiales como el helio, el fuel-oil, el gas natural y el freón).Esta permeación puede dar lugar a una alta concentración de vapores potencialmente inflamables, explosivos o tóxicos, así como a la pérdida de fluido. Si se utilizan mangueras inadecuadas para estas aplicaciones, se pueden producir explosiones, incendios y otros peligros.

El diseñador del sistema debe tener en cuenta que se producirá esta permeación, no debiéndose usar la manguera si la permeación puede resultar peligrosa. El diseñador del sistema también debe tener en consideración todas las normativas legales y de las compañías aseguradoras, así como cualesquiera otros reglamentos especiales que rijan el uso de combustibles y refrigerantes. No utilice nunca una manguera, aunque su compatibilidad con el fluido sea aceptable, sin considerar previamente los efectos peligrosos que podrían derivarse de la permeación. En las mangueras, también se producirá permeación de humedad desde el exterior al interior, con independencia de la presión interna. Si esta permeación de humedad tuviese efectos perjudiciales (particularmente en sistemas de refrigeración y de aire acondicionado), el sistema deberá ser dotado de suficiente capacidad de secado o de cualquier otra protección que resulte adecuada.

Tamaño: La transmisión de potencia por medio de un fluido presurizado varía con la presión y la velocidad del flujo. El tamaño de los componentes debe ser adecuado con el fin de mantener al mínimo las pérdidas de presión y evitar daños debidos a la generación de calor o una velocidad excesiva del fluido.

Trazado: Debe prestarse atención al trazado óptimo con el fin de minimizar los problemas (doblado o restricción del flujo debido al colapso de la manguera).

Ambiente: Se ha de garantizar que la manguera y los terminales sean compatibles con las condiciones ambientales a las que estén expuestos o que estén protegidos de las mismas. Las condiciones ambientales incluyen, entre otras, la radiación ultravioleta, la luz solar, el calor, el ozono, la humedad, el agua, el agua salina, los productos químicos y las partículas contaminantes del aire que pueden ocasionar degradación y fallo prematuro.

Cargas mecánicas: Las fuerzas externas pueden reducir significativamente la vida de la manguera o producir fallos. Entre las cargas mecánicas que deben tenerse en cuenta, cabe destacar una flexión excesiva, torcimiento, doblado, cargas de tracción o laterales, radio de curvatura y vibración. Podría ser necesario usar terminales o adaptadores de tipo giratorio para que la manguera no se tuerza. En aplicaciones poco usuales podría ser necesario realizar pruebas especiales antes de seleccionar la manguera.

Daños físicos: Se ha de tener cuidado para proteger la manguera del desgaste, rozamiento y cortes, que podrían ocasionar fallos prematuros de la misma.

Longitud: Al establecer la longitud adecuada de la manguera, se deberá tener en consideración la absorción de movimiento, los cambios en la longitud de la manguera debido a la presión, así como las tolerancias de la manguera y de la máquina.

Radio mínimo de curvatura: La instalación de una manguera con un radio de curvatura menor que el mínimo establecido puede reducir significativamente su vida útil. Se debe evitar un doblez excesivo en la unión de manguera/terminal.

Ángulo de giro y orientación: Las mangueras deben estar instaladas de tal forma que el movimiento relativo de los componentes de la máquina no produzca torceduras.

Seguridad: En muchas aplicaciones, puede ser necesario sujetar, proteger o guiar la manguera para evitar que se dañe debido a una flexión innecesaria, aumentos súbitos de presión y contacto con otros componentes mecánicos. Se ha de tener cuidado para evitar que estas medidas no introduzcan una tensión adicional o puntos de desgaste.

Daños externos: La instalación no será correcta si no se han corregido o eliminado las cargas de tracción, las cargas laterales, el retorcimiento, el aplanamiento, la posible abrasión así como el daño en las roscas y en las superficies de sellado.

Comprobación del sistema: Para comprobar que todo funciona correctamente y que no existen escapes, se debe eliminar todo el aire atrapado y presurizar el sistema a la máxima presión. Mientras se prueba y se utiliza el sistema, el personal debe permanecer fuera de las zonas de peligro.

Trazado: El trazado de la manguera se debe realizar de tal modo que, si se produjese un fallo, la neblina de aceite no haga contacto con superficies calientes, llamas o chispas, con el fin de reducir al mínimo las posibilidades de que se produzcan lesiones personales.

Especificaciones y normas: Al seleccionar mangueras y terminales, se deberán revisar y seguir las especificaciones y recomendaciones emitidas por las autoridades.

INSTRUCCIONES MANTENIMIENTO MANGUERAS Y TERMINALES

Terminales de la mangueraAunque se haya realizado la selección e instalación correctas, la vida de la manguera puede reducirse significativamente si no se aplica un programa de mantenimiento continuo. La frecuencia se determinará en función de la severidad de la aplicación y de los riesgos potenciales.

El usuario deberá establecer y seguir un programa de mantenimiento que incluirá, como mínimo, los puntos 1.1 a 1.3

1.1 Inspección ocular de la manguera/terminal: Cuando se observe cualquiera de las situaciones que se citan a continuación, será necesario parar el sistema y sustituir el latiguillo:

  • Deslizamiento del terminal en la manguera;
  • Cubierta dañada, cortada o gastada (cualquier refuerzo expuesto);
  • Manguera dura, rígida, rajada por el calor o carbonizada;
  • Terminales rajados, dañados o corroídos;
  • Fugas por el terminal o por la manguera;
  • Manguera ensortijada, aplastada, aplanada o torcida; y
  • Cubierta con ampollas, blanda, degradada o floja.

1.2 Inspección ocular de todos los demás componentes: Los siguientes componentes deben ser apretados, reparados o sustituidos, según proceda en cada caso:

  • Escapes por las lumbreras;
  • Eliminar el exceso de suciedad acumulada;
  • Abrazaderas, protecciones; y
  • Nivel del fluido del sistema, tipo de fluido y aire atrapado.

1.3 Prueba de funcionamiento: Haga funcionar el sistema a la máxima presión de trabajo y compruebe la existencia de posibles fallos y escapes. Mientras se prueba y se utiliza el sistema, debe evitarse la presencia de personas en las zonas de peligro.

1.4 Intervalos de sustitución: Los intervalos de sustitución se deberán establecer en función de la vida útil anterior, las recomendaciones de las autoridades o de la industria, o cuando las averías puedan ocasionar un tiempo de paralización inaceptable, daños o riesgos de lesión.

1.5 Inspección de un sistema presurizado: La potencia hidráulica se genera mediante fluidos que circulan a alta presión. Las mangueras, terminales y latiguillos contribuyen a realizar este trabajo transmitiendo los fluidos a elevadas presiones.

Los fluidos a presión pueden ser peligrosos y potencialmente mortales, por lo cual se ha de ten er la máxima precaución al trabajar en estas circunstancias y al manejar mangueras que transporten fluidos. De vez en cuando, los latiguillos fallarán. Normalmente, estos fallos son el resultado de alguna forma de mala utilización, abuso o simple desgaste.

Cuando fallan las mangueras, los fluidos que circulan a alta presión en su interior escapan en forma de chorro que puede ser visible o no visible para el usuario.

El usuario no debe intentar, bajo ningún concepto, localizar la fuga tocando con sus manos ni con ninguna otra parte de su cuerpo. Los fluidos a alta presión penetrarán por la piel y ocasionarán graves daños a los tejidos y posiblemente la pérdida de alguna extremidad. Incluso las lesiones producidas por inyección de fluido hidráulico que en apariencia no entrañen gravedad, deberán ser tratadas por un médico que conozca los daños que dicho fluido puede ocasionar a los tejidos.

Si se produjese la rotura de una manguera, detenga inmediatamente el equipo y abandone la zona hasta que se haya liberado completamente la presión del latiguillo. El hecho de parar la bomba hidráulica no garantiza que se haya eliminado la presión en el latiguillo. En los sistemas suelen emplearse válvulas antirretorno, etc., que pueden retener la presión en un latiguillo incluso cuando haya dejado de funcionar la bomba o el equipo. Los orificios minúsculos en la manguera, conocidos comúnmente como poros, pueden expulsar pequeños chorros de fluido hidráulico, muy potentes y peligrosos pero difíciles de ver. Se puede tardar varios minutos o incluso horas en liberar la presión para poder examinar el latiguillo sin ningún riesgo.

Una vez que la presión se haya reducido a cero, se puede desmontar el latiguillo del equipo y proceder con su examen.

Si se produce la rotura de un latiguillo, éste se deberá sustituir siempre. No intente nunca parchear o reparar un latiguillo

que haya fallado. Si desea información sobre cómo sustituir el latiguillo, consulte nuestro servicio técnico.

Nunca toque ni examine un latiguillo que haya fallado salvo que resulte obvio que la manguera ya no contiene fluido a presión. El fluido a alta presión es extremadamente peligroso y puede ocasionar lesiones graves y potencialmente mortales.

Gases refrigerantes: Se debe tener cuidado especial al trabajar con sistemas de refrigeración. El escape súbito de gases refrigerantes puede producir ceguera si hacen contacto con los ojos. De igual manera, pueden ocasionar congelación u otras lesiones graves si hacen contacto con cualquier otra parte del cuerpo.